Witxal, Telar Mapuche

Witxal, Telar  Mapuche

Tejiendo saberes junto al Río Pilmaiquen

 

En la Comunidad Mapuche Leufu Pilmaiquen Maihue, del sector rural de Maihue-Carimallín, de la Comuna de Río Bueno, encontramos a las ñañas tejedoras del Pilmaiquen, que se han unido para rescatar el arte y el conocimiento del Witxal (Telar Mapuche).
 
Desde el año 2015 y tras una serie de encuentros comunitarios, las mujeres, en su mayoría madres y agricultoras, encargadas del trabajo de la ruka, decidieron de manera en conjunta trabajar en el rescate del Witxal Mapuche. Aprovechando su conocimiento en el proceso de la lana desde la esquila, lavado, hilado y teñido natural, gestionaron un curso de capacitación Sence la que les permitió mejorar técnicas del tejido, combinación de colores y el significado de la simbología (ñimin) presente en el telar.
 
El tejido en telar mapuche es una tarea exclusivamente femenina que si bien está destinada al uso cotidiano, esconde en sí misma una simbología solo conocida por las grandes tejedoras. «Antiguamente la misma gente tejía su ropa para vestirse, para salir o para asistir al lepún. Los tejidos se hacían en telares, los cuales se construían con madera de distintas medidas de acuerdo al tamaño de la prenda. El telar esta formado por: una kilwa, que es un palo atravesado donde va la lana; el parampawe, que es una tablilla que baja la cruzada de la lana; el ñirewe, para apretar el tejido que se hace con madera de luma porque es más pesada y dura y por el tonón, un palo fijo que se encarga de que la lana se vuelva a cruzar y va acompañado de unos coligües que lo levantan.
 

Metawe Monkuwey

 

La esquila de las ovejas la realizan en el mes de diciembre de cada año, con la ayuda de sus Wentxu (maridos), donde se invitan a otros miembros y vecinos de la Comunidad a realizar este trabajo de manera  en conjunta que finaliza con una celebración comunitaria, para luego iniciar el trabajo de lavado en las aguas del Río Pilmaiquen y su suave secado de su brisa.
 
En la tardes oscuras con lluvias intensas se inicia el proceso de escarmenado y junto al uso con la totera heredada por sus antiguos, se inicia el baile del uso que consiste en girar y estirar la lana hasta lograr el hilo para tejer, junto a una grata conversa y unos ricos mates aromatizados con Lawen (hierbas medicinales) que crecen y se recolectan a orillas del majestoso Pilmaiquen.
 
Se recoge la lana hilada en vueltas iguales con un aspa para crear una madeja, la que se lava nuevamente con jabón para eliminar todo tipo de residuos que aún estén en ella. Después de este lavado, se utiliza en su color natural o se tiñe con el color deseado.
 
Küyen su nombre en Mapuzugun de la brillante luna, es quien indica el tiempo ideal para recolectar y recoger los elementos para el teñido, saber que se encuentra en el Kimün (conocimiento) de cada mujer según su experiencia de vida.
 
El Tejido de la lana comienza cuando la lana teñida está seca y el telar ha sido preparado según las medidas de la prenda que se elaborará, al que se inicia el tejido urdiendo la lana en el Witral y gracias a su particular experiencia, entrelaza las hebras con mucha paciencia y da origen a un producto único.
 
“Nuestras ñañas del Pilmaiquen, tejen su hebras de lana en la memoria, resisten en la historia de un pueblo que se niega a desaparecer.  Plasman con sus manos esforzadas imágenes, plantas, flores y animales en una secuencia donde pasado y presente se juntan para dar continuidad a una cultura que se expresa en la magia y colorido de sus tejidos, junto a la fuerza del sagrado Río Pilmaiquen”
Conoce nuestros productos

Que Hacemos

EL secreto de la simbología

Tejidos hechos a mano

Lana de oveja natural

Lana trabajada a mano

Perfección de la naturaleza

 Diseño y perfección de nuestras mujeres

Open chat
Enviar un mensaje
Hola Bienvenido a la comunidad Leufupilmaiquen!